lunes, febrero 05, 2018

POEMA AMATORIO

LLUEVE

Llueve.
El invierno dulcemente se acerca,
me promete silencio,
ovillar otro espacio de lumbre.
María Amaral
Me promete el amor;
a veces cruel como una esfinge, a veces tierno
como las alas de un ángel.
El invierno llega
con su música leve en un email
en un paquete cerrado en cuyos lazos
de brillante envoltorio se decantan
las rosas fragantes de los parques.
El invierno llega, amor mío, y yo te espero
sentada en el andén del primer beso,
con la misma maleta de siglos,
aquella donde un día
nos mordimos los ojos para luego mirarnos
en esta lluvia y abrazarnos por encima del tiempo,
susurrarnos al oído
                                     las calladas promesas.

                                    Isabel de Rueda

Poesía



Volver

Volver atrás para mirarte,
lejos de autopistas, ese sendero
de pisadas primeras. Sola
para alcanzar la música de los pájaros idos,
sola
para abrirte por dentro y alcanzarte
en el tierno latido
de un paisaje olvidado.

Isabel de Rueda
Jean Philippe

                                                                           

A PROPÓSITO DE LAS ENERGÍAS

Aquí os dejo un poema que está dedicado a mi querida amiga y grandísima poeta Sara Castelar.



LA HIJA DEL HERRERO

Sabe la hija del herrero
ahuyentar el frío,
remar en las palabras,
abstraerse,
cocinar el verso y licuar
amor y logos.
Sabe convocar paisajes,
tercamente, cual sibila amaestrada, sumergirse
en la música y en las horas.

La hija del herrero quiere
aprehender colores, geometrías,
renacer en otras fuentes,
libar el corazón y los helechos,
                                                 y entonces
obtener
razones,
calibrar el pulso, girar
allí donde el hilván nacido de un poema se deshace
                                                        en su boca.

                               Isabel de Rueda

domingo, septiembre 17, 2017

ÁNGEL CAÍDO




Dibujo Celia Aguilar








ÁNGEL CAÍDO

Alejados están tus ojos de la luna,
alejados y tristes
te contemplo.
¡Oh ángel caído cuanto azufre
por tus hombros mana!
¡Cuánta noche se acomoda,
cisne herido! ¡Cuánta cueva
por tu hondo y dilatado talle!
Tan urbano y perdido en el cristal
de tus siempre alas rotas
                      te contemplo.


SUICIDIO

Dónde estabas tú,
bajo que falda sin retorno
contemplando
ese trozo de ti en la marea
de una luna temprana.
Dónde estabas
cuando el frío enfermo.
En qué prado de la noche
dispusiste no ser
en qué toro de ónix te disolviste.

(De mi libro: Pisadas sobre lienzo)

lunes, septiembre 04, 2017

POR LOS OJOS DEL MUNDO PASEA UN MOSTRUO DE TRES CABEZAS

Gustav klimt
I
Por los ojos del mundo
pasea un monstruo de tres cabezas,
un vendaval de tristeza y muerte
guía sus pasos.
                       todos temen
y las princesas
de todas las regiones se han negado
a salir de sus casas
si no es con sus vestidos de novias tristes.
II
Hay un ruido infernal de caretas,
de máscaras quebradas, de cavernas,
que recorren los cables inalámbricos del sueño.
Un ruido de pantallas,
de imágenes,
y dedos tecleantes en el submundo
de este siglo que empieza y no permite
escuchar el maullido,
ni el zumbido levísimo del árbol
que vierten las hespérides.


María Amaral

III
El equilibrio como un cristal quebrado,
como un libro roto nos enseña
a respirar a golpes de metrallas.
Pequeñas y humanas alegrías se confunden en el deshielo.
Miro al mundo, su faz descolorida y siento
que nada de lo humano me es ajeno...

Una copa de vino, entonces, y la memoria
como un vértigo otoñal se desparrama.

El medievo se ha instalado en nosotros.
Sus listones de miedo como jaulas
han cobrado la forma primigenia del monstruo.

La historia es un reducto de libros enmohecidos,
un laberinto y una vela,
un bastión de siglos,
de acierto y desaciertos, es un espejo
y un salvoconducto.
La historia de la que muchos huyen
es un gran faro en medio de la noche donde el monstruo
afila sus colmillos.

Todos duermen. Sin equidad, sin justicia ¿Dónde la palabra?


Isabel de Rueda

sábado, junio 03, 2017

POESÍA ENTRE OLIVOS 2017


 
Maravilloso e inolvidable Encuentro de Poesía y convivencia en un lugar mágico donde los haya; Los Baños de Vilo, en plena Axarquía malagueña.  Encuentro organizado por la Asociación Cultural Plenilunio, el ayuntamiento de Periana y la Asociación Cultural Almazara. Gracias querida Reme, querido Antonio por invitarme.



Con los Poeta J.A.Royuela, Laura Gómez Reca y Anonio Agudelo
Panda de Verdiales
Tras una cata de sabores verdiales
Poesía y magia entre centenarios y milenarios olivos
Recibiendo toda su  Energía

Las montañas
circundando los olivos en esa ruta de verdiales antiguos.

La molienda
de los versos brotando entre las sierpes.

Los amigos apretados al paisaje
silvestre, y a las acequias, donde el choque de un vino y una copa...

El maullido de un gato entre las aguas sulfurosas de un roce
de amistad prematura.

La molienda de un grano 
entre las lomas salvajes de la mística;
en ese saber no sabiendo...
en un sentir solo la presencia
vital de los que rezan
bajo altares silvestres,
condenados a amar la palabra,
deshaciendo fonemas, acordes primitivos hasta ajustarse
al misterio sonoro de un paisaje
habitado en aquello que algunos llaman Alma.

 


















 
 
 

































miércoles, marzo 01, 2017

ESPEJO DE MANO -Isabel de Rueda y Gabriel Viñals

Próximamente dará a luz mi nuevo libro: Espejo de Mano. Un libro de tema amatorio e intimista y que va a formar parte de esta exquisita  colección de Poesía:  Ejemplar Único, Poética Peatonal, que dirige el pintor y editor  Gabriel Viñals. 

Se trata de una edición limitada, muy cuidada, casi artesanal, donde por cada poema, de los veinticinco que compone el libro, Gabriel se inspira, para pintar un dibujo sobre el soporte de una camiseta también única.
                                                                                                                                                                                 En realidad se trata de un maravilloso diálogo entre Poesía y Pintura que próximamente tendremos el gusto de presentar en Jerez.
 


Aquí os dejo una muestra de algunos de los poemas de este libro y de las pinturas de Viñals.                                                                                                                                                                                           



T-L poema XVII


Como una pequeña flor, un beso helado,
un glaciar,
un beso que no es beso
remando hacia otra orilla,
disuelto
en esa podredumbre de las quietas
aguas en donde yace
la tristeza primera. Un beso
que no es beso.
la mejilla tiritando de frío;
esquivo e incorpóreo, un beso
lastimero y lejano, enjuto
flaco como un filo de voz
almidonada.


T-L-POEMA XVII

Te vislumbro
detrás de las cortinas siempre estoy al acecho.
Tú,
mi pequeño titán mi saltimbanqui,
armado con el brillo
furioso del acero te madrugas,
inventándote excusas;
te mides, te reinventas,
y dices;-Buenos días- a la vida.
No mendigas
ese trozo de amor
que siempre alcanzas de mí.

 

 POEMA X
POEMA XIX


POEMA VI

Aquí,
como un muelle mis oídos,
en este bar, sola.
voces robadas acompañan
el sabor de un café;
extrañas confituras, palabras
ajenas todas a mi vida.
Y tu silla
vacía permanece.
Y no, no me quejo, sólo
que desde entonces robo voces,
finjo ser interesante
y creo que muero
poco a poco
añorándote.
POEMA XVI

Apenas un abrazo,
un sorbo
de licuada manzana. El paraíso
en sus brazos se yergue
y una palabra
vaporosa y descalza reaparece
proponiendo el Edén tras esa puerta
que separa los vientos
en la rosácea
emanación del vientre.
 POEMA III

Era cuando el beso
disponía de arrecifes secretos,
cuevas,
laberintos donde un libro
nos mostraba la llave.
Era cuando el sueño
primero se imponía,
estrenaba tacones y oteaban
despacio mis poemas.
Cuando el cisne incesante
llevaba en su pico la lira
y tu nombre.
 POEMA XXII

Abrazarme al verano en la terraza
nocturna de un cuaderno.
Abrazarme al verano, y desde allí,
escuchar a la maga,
ver la savia
que dispone la risa cuando estamos
repoblados de rosas.
Encalarme
de gozosas palabras,
y bajo el arco antiguo de los muros,
la alianza
de querernos un rato largamente.
Y querer
por encima de todo, ser terraza
de un antro, ser tu amante,
un bareto nocturno
y abrazarte y abrazarnos
como sola azotea entre felinos
de papeles inciertos.


Poema IV

Caían
una a una las naranjas y la calle
reflejaba ese mar
tiznado en las aceras.
Luna, árbol, sol,
formaba un libro entre nosotros,
cuyas hojas,
espejo de aquel beso, nos mostraban
el valor de ese monstruo incorrupto,
vagando por las aguas de aquel pozo
purísimo del sueño.

(Para los interesados, aquí están los veinticinco dibujos pintados sobre camiseta negra) 


viernes, julio 01, 2016

PESSOAS; 28 hererónimos esperando a Fernando Pessoa





Después de otras muchas presentaciones, ayer se presentó por fin en Jerez, el la librería de Segunda mano Planeta Zocar, el libro de poesía 28 Heterónimos esperando a Fernando Pessoa.  Un libro bellamente ilustrado por el artista Ricardo Ranz y que, bajo el sello de Karima Editora, no hace sino un rendido y amoroso homenaje al insigne y admirado poeta portugués, Fernando Pessoa.


Un libro hecho con sumo rigor, lleno de sutilezas, hermoso y delicado, gracias al buen hacer de la poeta y editora Sara Catelar Lorca,( Karima Editora)  y en el que he tenido el privilegio de ser partícipe con dos de los poema que aquí os dejo.



                                                    "El creador del espejo ha envenenado el alma humana"
           I                                                                                                         F. Pessoa


Sabernos
torpes equilibristas
de un camino cuyas leyes se ignoran,
sabiendo
que un vértigo de luz sostiene el alma
en este cíclico vencer el miedo.
Es preciso tapar el rostro,
sentir de otra manera, morir
hasta alcanzar el mar,
nadar así con fuerza a la otra orilla
que sostiene tu cuerpo.



             II


Tan difícil es
construirse uno mismo. Ser esencia
una vez más y deshacerse
de toda la hojarasca que está en ti.
Tan difícil es
barrer el alma. blindar el miedo,
los charcos salpicados
de oscuras avenidas en la caverna
oculta de tus sombras.
Liberarse
de aquel latido opaco y ser orfebre
de uno mismo,
crisálida de nuevo de ese parque
raído de tus ojos.
Florecer
en ese inútil esfuerzo de cambiar
                            el alma.




Además de contar con un magnífico prólogo a cargo del poeta  Manuel Moya y las palabras preliminares de Juan Carlos Mestre, Antonio Colinas, Antonio Gamoneda, Santos Domínguez, están las voces de 28 poetas: Lola Almeyda, Martha Asunción Alonso, Carla Badillo, Mar Benegas, Daniela Camacho, Ventura Camacho, Francisco Caro, Laura Casielles, Giovanni Collazos Carrasco, Paloma Corrales, Isabel de Rueda,, Vera Eikon, David Eloy Rodríguez, Laura Giordani, José María Gómez Valero, Ana Gorría, Tulia Guisado, Chema Lagarón, Geovannys Manso, Alicia Martínez, Antonio Medinilla, Antonio José Mialdea, Itziar Mínguez Arnaiz, María Luisa Mora Alameda, Iván Onia, Luis Miguel Rabanal, Javier Sánchez Menéndez y Rosario Troncoso.






Palabras del acto de  presentación a cargo de Sara Castelar Lorca:

Quizás este libro es una ciudad, quizás es Lisboa o quizás es el viento que cruza la memoria para devolverla intacta. Quizás el poeta que olvidó su sombrero y su sombra en el tranvía 28. Quizás este libro es la mano que esconde un secreto, un secreto pequeño y deseoso de mirar las aguas del Tajo, quizás es Laura o David o Vera o Itziar y viene entre la risa y el viento que mueve las cortinas de una casa cualquiera de la Rua Coello da Rocha. O quizás es Martha o Luis Miguel o Lola o Alicia o Javier cayendo sobre la tarde amarilla, perezosamente, o entre los pájaros que no sabemos donde van a morir. O quizás es Antonio o Juan Carlos o Santos que Chema o Manuel o Mar o Giovanni o María Luisa o Iván que ajustan el engranaje del silencio para que los versos encuentren su lugar en el mundo. Quizás este libro es Tulia y Ana y Carla y Daniela que recogen señales del miedo y las guardan en sus cajas de música para que los días que llueve en Lisboa. O quizás es Ventura que baila conmigo en sueños y no se acuerda de besarme, o Paco e Isabel que vienen de muy lejos después de haber llorado.

Quizás este libro es una ciudad, un hombre, una mujer, sus 28 almas, sus duelos, sus 28 dudas...quizás este libro es una ciudad, o quizás el poeta, o yo, o Ricardo, o cada heterónimo que espera su tranvía.
         
(Sara Castelar Lorca)

Sara Castelar Lorca
Era lúcido y triste como un día de frío, dijo de sí mismo Fernando Pessoa, cuya obra permaneció inédita durante décadas, olvidada en el baúl en que la iba guardando su autor, de tan compleja personalidad que sólo pudo canalizarse a través del drama en gente que escenificó  su poesía: Caeiro, Campos, Reis son  algunas de las voces con las que se expresó uno de los poetas esenciales del siglo XX.

           (Santos Domínguez)